El Congreso de la Unión y su segundo extraordinario  

Editorial

@tempomxcom

La semana pasada, del 18 al 20 de junio, en el Senado de la República se llevó a cabo el segundo periodo extraordinario de sesiones. Como lo habíamos advertido, la cartera de asuntos parecía muy ambiciosa y al final de cuentas, el tiempo resultó insuficiente para construir los consensos necesarios y en algunos, la votación fue adversa para el grupo mayoritario. Sin desdeñar los dictámenes aprobados, temas de suma relevancia como consulta popular y revocación de mandato; y la legislación secundaria en materia de Extinción de Dominio; y la austeridad republicana, siguen pendientes y serán abordados en la sesión citada para el próximo 1º de julio.

 

El Senado tuvo días de marcados contrastes. La ratificación del T-MEC fue por unanimidad, pero lejos de ser una celebración plena, se puede concluir que se alcanzó lo posible y no lo deseable. La desaparición del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), es otro asunto que al menos, produce dudas. Tampoco se pudo nombrar a los integrantes de la Junta Directiva del organismo para la mejora continua de la educación, el Consejo Técnico de Educación del organismo para la mejora continua de la educación y de un Miembro Independiente del Comité Técnico del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo.

 

Aunque el balance de los resultados no es el óptimo, la Cámara Alta todavía puede resarcirse. Mientras eso sucede, a partir del jueves 27 de junio, la Cámara de Diputados va a desarrollar su segundo periodo extraordinario de sesiones. Entre los temas contemplados destaca el análisis y, en su caso, aprobación del Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024, documento que, por primera vez en la historia del país, fue discutido por el Congreso de la Unión. Este ejercicio inédito tuvo como base a la figura de parlamento abierto.

 

La agenda se complementa con la sesión solemne para conmemorar el Exilio Republicano Español; el proyecto de decreto para inscribir en letras de oro en el Muro de Honor del Palacio Legislativo de San Lázaro, una frase alusiva a ese hecho histórico registrado durante la Guerra Civil Española, de 1936 a 1939; y reformas en materia de pueblos y comunidades afromexicanas.

 

También se tiene previsto validar el nombramiento del titular del Órgano Interno de Control de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece); reformas al Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi), para convertirse en el Banco de Bienestar; modificaciones a la Ley Federal del Derecho de Autor; y la expedición de la Ley de Fomento a la Confianza Ciudadana.

 

Reconociendo la trascendencia de los asuntos en comento y bajo el supuesto de que todos sean aprobados, es claro que los temas pendientes en el Senado de la República serán una deuda del actual gobierno en el primer aniversario de su triunfo electoral del 1º de julio de 2018 (a reserva de que sean aprobados horas después de dicha fecha).