Por Mauricio Balderas Villicaña

@MauBalderasV

La situación del país no pinta para nada bien para este segundo semestre, esto lo sabe cualquier persona dispuesta a tomar nota de los problemas de la crisis económica y de salud. Sin filias ni fobias, debemos reconocer el impacto que el coronavirus está teniendo en todo el mundo.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), a causa de la pandemia, hasta 10.7 millones de personas caerán en la pobreza extrema por ingresos en México.

Hagamos un paréntesis a lo mencionado, jóvenes entre 15 y 29 años de edad perdieron el 25% de sus empleos si se compara en el mes de mayo del primer trimestre de 2020. Mientras que las personas de 65 y más redujeron sus empleos en 30.2% en el mismo periodo.

Ahora bien, el reporte de Perspectivas Económicas elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE),  indica que México se coloca entre las 25 naciones que mayor daño registran en materia económica.

Según Statista, en materia de turismo México con 15.5% de la economía dependiente de ello, es el país más vulnerable del mundo, superando a países como España, Italia, Alemania, Japón y EE.UU. 

La OCDE anticipa estos dos escenarios: 

  • En el primero se estima que la economía caiga 7.5 por ciento, en el caso de que haya sólo un brote de COVID-19; se recuperaría en el segundo semestre, gracias a las exportaciones y el consumo, y el PIB crecería 3 por ciento en el 2021. 
  • El segundo escenario, se augura una contracción del 8.6 por ciento, en el eventual caso de que se presente un segundo brote de esta enfermedad; la economía en este supuesto volvería a caer 2 por ciento en el 2021. 

No obstante, en ambos escenarios las exportaciones caerán entre 8 y 9.2 por ciento. Sin duda, estamos viendo ahora caídas gigantescas, que prácticamente te hacen perder décadas de crecimiento.

En este contexto, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) propusieron a los gobiernos impulsar cinco medidas para garantizar un ingreso básico por seis meses para los más pobres, un bono adicional contra el hambre para los que están en extrema pobreza, un programa de apoyo de emergencia para todas las Mipymes, políticas fiscales y acceso a financiamiento.

En tanto, al comentario que hizo en días pasados el subgobernador del Banco de México, Gerardo Esquivel que será hasta el año 2022 cuando la economía regrese a los niveles de producción que se tenían.

En resumen, la economía mexicana cercana a dos dígitos en este año que sea la más profunda por lo menos desde la posguerra. Sigamos defendiendo el sistema de salud mexicano como un bien público garantizado por el Estado.

 

Mauricio Balderas

Mauricio Balderas

Licenciado en Derecho por la Universidad Vasco de Quiroga (UVAQ), Cuenta con tres diplomados uno en Marketing Político e Imagen Pública y el otro en Diseño y Operación de Campañas por la Universidad Nova Spania y el último es en Políticas democráticas para una nueva seguridad ciudadana por la Universidad Iberoamericana en la Ciudad de México. Además es Pdte. de la Asociación para el Fortalecimiento del Campo Michoacano en materia de Seguridad y Desarrollo en México. (AFOCAMEX). Actualmente es columnista de la revista Lideres Generando Lideres.