Por Salvador López Santiago
@sls1103

El artículo 49 de la Constitución General señala que el Supremo Poder de la Federación se divide para su ejercicio en Legislativo, Ejecutivo y Judicial. Por lo que hace al poder legislativo, el propio texto constitucional expone que se deposita en un Congreso General, que se divide en dos Cámaras, una de diputados y otra de senadores. Cada una de las cámaras tiene sus facultades exclusivas y ciertas particularidades, pero también comparten diversas coincidencias, entre las que se encuentran las relativas al proceso legislativo (una como de origen y otra como revisora, en función del lugar en el que se presente la iniciativa o proposición de que se trate), así como tener a la Mesa de Decanos, la Mesa Directiva y la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) como órganos de gobierno.

Si bien es cierto que el Pleno de ambas Cámaras es el máximo órgano de decisión dentro del cuerpo legislativo (siendo suficiente que esté el número necesario para integrar quórum; es decir 50 + 1, en el caso de la Cámara Baja 251 de sus 500 integrantes y en la Cámara Alta 65 de sus 128 integrantes), también lo es que la Mesa Directiva y la JUCOPO tienen una función determinante en el desarrollo de los trabajos en el órgano deliberativo por el que pasan las decisiones que marcan la pauta de la vida pública en México.

Debido a que el senador o senadora que preside la Mesa Directiva, también preside al Senado de la República, es natural que todas las miradas se concentren en quien ocupe tan honrosa responsabilidad. Pero sin tanto reflector, el o la legisladora que preside la JUCOPO, generalmente es quien mueve los hilos del quehacer legislativo. Sin ir lejos, las llamadas 11 reformas estructurales de Enrique Peña Nieto alcanzaron los consensos, en gran medida, por la negociación y la mediación del entonces presidente de la JUCOPO, Don Emilio Gamboa Patrón; y en la actual legislatura, temas como la nueva reforma educativa del 15 de mayo de 2019, la creación de la Guardia Nacional (aprobada por unanimidad en el Pleno del Senado el 21 de febrero de 2019) y otros más álgidos, como la designación de María del Rosario Piedra Ibarra para presidir la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) para el periodo 2019-2024 el 7 de noviembre de 2019, obtuvieron los votos necesarios gracias a la conciliación y la construcción de acuerdos orquestados por el Dr. Ricardo Monreal Ávila, actual presidente de la JUCOPO.

Aunque existen otros factores a considerar, Don Ricardo Monreal Ávila ha tenido una labor notable como coordinador de la bancada mayoritaria en el Senado y presidente de la JUCOPO. Un dato a destacar es que mientras en la Cámara de Diputados el Grupo Parlamentario de morena tiene mayoría absoluta al ocupar 252 de los 500 curules, en el Senado solamente tiene mayoría simple al ocupar 60 de los 128 escaños. (al iniciar la LXIV Legislatura el número era de 55). Además, con todo y la aplanadora del 1 de julio de 2018, la mayoría de morena en el Senado es similar a los 52 del PRI en 2012 (LXII Legislatura) y a los 52 del PAN en 2006 (LX Legislatura) tres menos que los 55 con los que inició morena en septiembre de 2018. En los dos primeros años de la actual Legislatura, Monreal ha demostrado más talento político que sus antecesores al frente de la JUCOPO, está muy cerca de llegar a la mayoría absoluta y ha conseguido varias votaciones por unanimidad que parecían poco probables; ha salido bien librado de momentos complejos en la Cámara, tales como la renovación de la presidencia del Senado cuando su compañero de bancada Martí Batres Guadarrama buscó reelegirse o bien colocar a un perfil cercano a él lo sustituyera fragmentó al Grupo Parlamentario, en esa disputa, Monreal logró la unidad y también colocar a perfiles cercanos a él, primero a Mónica Fernández Balboa para presidir en el segundo año y a Oscar Eduardo Ramírez Aguilar para el tercer año; y la coyuntura muestra que Don Ricardo colocará a varios candidatos competitivos para el 2021, comenzando por su hermano David en la gubernatura de Zacatecas.

Aunado a su capacidad de dirigir y construir acuerdos, Monreal Ávila también sobresale en su récord de asuntos presentados y basta ver las cifras. De acuerdo con el Sistema de Información legislativa, en el primer año de la LVIII Legislatura, el senador del PAN Diego Fernández de Cevallos Ramos presidió la JUCOPO. Del 1 de septiembre del 2000 al 31 de agosto de 2001 no presentó ni una iniciativa y ninguna proposición con punto de acuerdo. Ese récord de asuntos se mantuvo en ceros hasta el final de dicha legislatura, el 31 de agosto de 2003. En el primer año de la LX Legislatura, el senador del PRI Manlio Fabio Beltrones Rivera presidió la JUCOPO. Del 1 de septiembre de 2006 al 31 de agosto de 2007 presentó 2 iniciativas y una proposición con punto de acuerdo. Al concluir la legislatura el 31 de agosto de 2009 el número de iniciativas llegó a 4 y los puntos de acuerdo fueron 2. En el primer año de la LXII Legislatura, el senador del PRI Emilio Gamboa Patrón presidió la JUCOPO. Del 1 de septiembre de 2012 al 31 de agosto de 2013, no presentó ni una iniciativa y solamente presentó 1 proposición con punto de acuerdo. Al finalizar la legislatura el 31 de agosto de 2015, el número de asuntos fue de 1 iniciativa y 1 punto de acuerdo.

En contraste con sus predecesores, en la LXIV Legislatura, el senador de Morena Ricardo Monreal Ávila es quien preside la JUCOPO. Del 1 de septiembre de 2018 al 31 de agosto de 2019, presentó 62 iniciativas y 22 proposiciones con punto de acuerdo. Al concluir el segundo año de la Legislatura, el número de asuntos del coordinador atípico es de 138 y 30, respectivamente. Al inusual número de asuntos de un presidente de la JUCOPO, solamente restaría referir que hoy por hoy en el Senado, Don Ricardo es quien define los tiempos y el cauce de los grandes temas que se discuten en el Senado de la República.

Salvador López Santiago

Salvador López Santiago

Es Licenciado en Derecho, con estudios de Maestría en Derecho Parlamentario y actualmente cursa la Maestría en Ciencia Política. Fue Consejero Electoral Distrital en el Instituto Federal Electoral (IFE) y en el Instituto Nacional Electoral (INE) durante los Procesos Electorales Federales 2011-2012 y 2014-2015, respectivamente. Asimismo, se ha desempeñado como asesor legislativo en el Senado de la República de octubre de 2012 a la fecha, en la LXII, LXIII y la LXIV Legislatura que inició en septiembre de 2018. Desde enero de 2020 es director editorial en Tempo, Política Constante.