Opinión

La Defensa Interior, Exterior y la política de Seguridad Hemisférica del Estado Mexicano

Daniel Enrique Azuara Carrillo

México transita sobre tiempos turbulentos al interior de su estructura política social y económica, hay un sinfín de asuntos que deben ser prioridad del Estado Mexicano para salvaguardar su integridad territorial, de gobierno y dar las condiciones necesarias para que la población pueda desarrollarse en un ambiente de paz y seguridad en lo colectivo y en lo personal.

 

Hablar de seguridad en un México globalizado representa un gran reto para la creación y aplicación de políticas públicas que engranen con términos como seguridad global, regional, nacional e interior, a partir de estos términos el Gobierno y sus distintas esferas competenciales a través del Estado deben de articular políticas regionales y estrategias de seguridad que van más allá de nuestras fronteras, el 11 de septiembre de 2001 marcó un antes y un después en la forma de entender  la cooperación internacional en la materia siendo México uno de los países estratégicos de América del Norte y para los intereses de la comunidad democrática global , por el cual términos como Seguridad Nacional y Seguridad Interior toman una configuración tanto en los planes al interior como de una estrategia basada en cooperación con socios tan importantes como lo es Estados Unidos y Canadá miembros de la OTAN, pero también debemos mirar y apostar por un control y una vigilancia activa y efectiva  en la frontera sur de los Estados Unidos Mexicanos donde países como , Guatemala, Belice, Honduras, el Salvador, Nicaragua, Costa Rica, y Panamá deben de entrar en la estrategia de Seguridad Nacional para el Gobierno y Estado Mexicano pues las afectaciones regionales como lo son los crímenes trasnacionales dañan nuestras fronteras e intereses y ponen en riesgo la estabilidad municipal y regional de los gobiernos fronterizos.

Grosso modo sin entrar a un análisis profundo y doctrinal para el que lee, las diferencias que estriban entre Seguridad Nacional y Seguridad Interior están señaladas desde el ámbito constitucional como una facultad del Titular del Ejecutivo , la primera se ha transformado hoy día en los medios, métodos recursos materiales y humanos para hacer frente a los riesgos y amenazas que se dan FUERA de nuestras fronteras entendiendo a esta como una emanación de la política exterior del Estado Mexicano,  complementando dicha seguridad con la interior que le correspondería a las autoridades civiles mantener bajo resguardo los elementos del Estado mismos que conlleva al de derecho, es decir proteger a la población , el territorio y las instituciones establecidas constitucionalmente.

El año 2011 marcó a nivel constitucional un antes y un después pues se insertaba en la reforma  dicho texto el reconocimiento de los Derechos Humanos por parte del Estado, cabe destacar que en los artículos transitorios de dicha reforma se menciona que en un período corto el Constituido a través del Constituyente emitirá una reglamentación del artículo 29 que señala las hipótesis del cómo, por qué y el tiempo determinado por el cual se pueden dar las situaciones de excepcionalidad, la constitución es clara y señala que en casos de invasión, perturbación grave a la paz pública  o cualquiera que ponga a la sociedad en grave peligro  se pueden suspender derechos y garantías para hacer frente a la situación , el Estado debe de diferenciar y no dejar en claroscuros las hipótesis y conceptos donde tres situaciones que atiendan a la seguridad nacional, interior y suspensión de derechos pueden estar en una línea tan delgada que no nos ubiquemos en qué situación nos encontramos y la legislación aplicable, pero ante ello la autoridad facultada debe ser la civil es decir aplicar el ius ante bellum lo que se traduce en aplicar la diplomacia y las negociaciones políticas y sociales antes de hacer uso de las Fuerzas Armadas lo que conlleva en algunas situaciones la aplicación del Derecho Internacional Humanitario.

Cabe destacar que de acuerdo al riesgo o amenaza, el Estado en conjunto con las Fuerzas Armadas y los Planes de Defensa Nacional I y II de mano con la Marina Armada pueden articular un programa de respuesta rápida ya sea de protección Civil, del ius in bello, ius ad bellum (poco a poco ha ido desapareciendo), así como coordinarse con autoridades civiles en desastres naturales, pandemias, o incluso aquellas que afecten a la economía nacional , es importante señalar que los Solados del Servicio Militar Nacional empiecen adquirir educación en materias como el Derecho Internacional Humanitario , Derechos Humanos, Primeros Auxilios entre otras y transformar las actividades que estos conllevan para brindar un servicio a la comunidad con lo que denomino Plan Oaxaca , lecciones por aprender.

Uno de los posibles riesgos para el Estado Mexicano sin que esto esté planteado de manera abierta y de manera oficial en las agendas del gobierno federal es lo que sucedió en Julio del 2017 en Centroamérica, 3 países de la región se quedaron sin energía eléctrica lo que conllevo perdidas económicas y de estabilidad interna afectando a cerca de 15 millones de centroamericanos.[1]

Hoy se discuten entre mandos castrenses y quizá trascienda al ámbito gubernamental  que militares tanto de Guatemala como de México puedan cruzar las fronteras de cada territorio debido a las tareas de seguridad en conjunto[2] las cuales se llevan a cabo diariamente sin que esto conlleve una “violación a la soberanía nacional”.

Una política de seguridad binacional conlleva tareas y creación de políticas publicas en materia de seguridad nacional pues el involucramiento de agentes no estatales ajenos al Estado Mexicano puede poner entre dicho la estabilidad y soberanía de México, la Defensa Nacional y la Marina de Guerra a través de su componente la Secretaria de Marina deben de consolidar su presencia en la frontera sur , – recordemos los hechos que acontecieron en 1958 cuando la Fuerza Aérea de Guatemala atacó con toda la fuerza de Estado a  unas embarcaciones pesqueras mexicanas – , el enfrentamiento bélico por parte de Guatemala a embarcaciones civiles nos debería poner a pensar en una política en defensa que derive del Plan DN I y DN II y la colaboración que se pretende llevar a cabo pues a pesar de que México es un país pacifista la sola presencia de tropas “no agresivas” o intervencionistas en territorio nacional tiene que activar las fuerzas de Estado pues representan a la parte bélica de una Nación.

[1] http://cnnespanol.cnn.com/2017/07/01/reportan-gran-apagon-en-panama-que-habria-alcanzado-a-costa-rica-y-nicaragua/

[2] http://www.estadomayor.mx/79559