Editorial

@tempomxcom

En México, cada día son asesinadas 10 mujeres. La cifra es contundente e insta a redoblar esfuerzos para erradicar la violencia —en todas sus modalidades y tipos— en contra de mujeres y niñas. Precisando que debe ser una preocupación y ocupación permanente en las sociedades del mundo, el 25 de noviembre reviste especial relevancia porque el 17 de diciembre de 1999 fue declarado por la ONU como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

La finalidad del denominado “Día Naranja” es coordinar actividades para concientizar y dimensionar la magnitud del reto de una vida libre de violencia. Como parte de estas acciones, el 25 de noviembre de cada año comienza la campaña “16 días de activismo contra la violencia de género”, misma que concluye el 10 de diciembre: Día de los Derechos Humanos. En esta dinámica, desde Tempo hacemos el llamado a sumarnos a los esfuerzos impulsados desde la campaña, comenzando por reconocer y ponderar en su justa dimensión la problemática que nunca, en ninguna circunstancia, debe ser normalizada y mucho menos tolerada.

A 61 años del crimen del cual fueron víctimas las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, quienes fueron brutalmente asesinadas en República Dominicana en 1960 por orden del dictador Rafael Trujillo —tragedia a la cual se remonta el origen del día que hoy conmemoramos—. Se ha avanzado en la protección de los derechos de la mujer, pero el panorama actual advierte que siguen vigentes desafíos mayúsculos, los que deben ser atendidos con total responsabilidad por todas y todos.

A nivel mundial, estimaciones publicadas por la OMS revelan que alrededor de una de cada tres mujeres (30%) han sufrido violencia física y/o sexual por parte de su pareja o violencia sexual por terceros en algún momento de su vida. Otro dato revelador es que, casi un tercio (27%) de las mujeres de 15 a 49 años que han estado en una relación informan haber sufrido algún tipo de violencia física y /o sexual por su pareja. También preocupa que el grupo etario con mayores tasas de violencia reciente comprende a las jóvenes entre 15 y 24 años.

En el ámbito nacional, la situación no es menos compleja. Según cifras del INEGI, durante 2020, el 20% de mujeres de 18 años o más reportó percepción de inseguridad en casa. Precisa que el 10.8% de los delitos cometidos en contra de las mujeres fue de tipo sexual; y que el 23.2% de las defunciones por homicidio de mujeres ocurrieron en la vivienda.

Durante el primer semestre de 2020 se registraron 1,844 homicidios de mujeres. en todo el territorio nacional, en este periodo se registraron 1,102 mujeres asesinadas con armas de fuego, 259 por ahogamiento, estrangulamiento y sofocación, 217 por homicidio con objetos punzocortantes, 16 por disparo con arma corta y 16 por agresiones con humo o fuego. El resto de los homicidios se cometió por medio de la fuerza física, empujón desde lugares elevados, maltrato, abandono, agresiones sexuales u homicidio sin especificar.

La violencia en contra de las mujeres y niñas es un problema que atañe a sociedad en su conjunto, así como a las autoridades de los tres niveles de gobierno. En Tempo nos solidarizamos con las familias y seres queridos de las mujeres que un día salieron de su hogar y ya nunca regresaron de sus trabajos, de su escuela… de sus actividades cotidianas. Asimismo, exigimos justicia para esas mujeres que fueron violentadas, asesinadas o desaparecidas; porque no son una cifra más, son mujeres con nombre, rostro e historias propias, cuyas muertes ni agresiones deben quedar en la impunidad.

Tempo

Tempo

Somos un colectivo que entiende al espacio político como el lugar idóneo para lograr las grandes transformaciones nacionales. Estamos convencidos de que la política debe hacerse todos los días y responder al movimiento continuo de las sociedades. Buscamos conectar a los actores políticos con sus audiencias, usando métodos de comunicación acordes a nuestro tiempo.